miércoles, 30 de enero de 2008

Sí, soy gay, ¿qué pasa?

Lo estaba pensando ahora mismo: la palabra "gay" significa "feliz, alegre". Si acabó relacionándose con la homosexualidad fue porque ellos se lo pusieron como nombre de batalla: ¡Somos el lobby gay, el sector feliz!
Pero el nombre "gay" se aplicaba en su origen a las personas felices, así, simplemente. Y nosotros los cristianos sabemos que la felicidad viene de Dios y de su sacrificio que supuso nuestra liberación del pecado, la mayor fuente de desasosiego que existe. ¿Cómo van a ser felices los defensores de la legitimidad de un pecado? No, ni de broma, de hecho si lo piensas bien un homosexual que practica su homosexualidad es una persona con muy pocas papeletas (más bien ninguna) para ser auténticamente "gay".

Pero los que hemos conocido a Jesucristo sí que somos felices, porque nos sabemos perdonados y amados. Y eso es felicidad. Un tipo de felicidad que nadie quiere, porque supone la renuncia a ciertos placeres, o mejor dicho a la adquisición desordenada y fuera del plan de Dios de dichos placeres (¡porque un cristiano puede hacer el amor, y de hecho cuando lo hace, lo hace mejor que un pagano!). Y esta renuncia nos da una maravillosa libertad. Somos libres, señores. Y por ello inmensamente felices. ¿Por qué no lo decimos, entonces? "Sí, yo soy gay, yo soy de Cristo. ¿Pasa algo?"

14 comentarios:

Jofiel dijo...

Curiosa reflexión. Si te digo la verdad, no conocia el significado de la palabra "gay", asi que ya se una cosa más. Voy a seguir dandome un garbeo por aqui. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ya sabes lo que opino yo de la homosexualidad, sean enfermos o sea el resultado que sea, Dios esta por encima de esa separacion, debemos mirar lo que sienten los unos por los otros, tambien es amor. Jesus acogia a todos las personas cuyas caracteristicas la Iglesia de su epoca rechazaba, sabia que la dignidad humana estaba por encima de ello y hoy la Iglesia se esta equivocando con respecto a eso, es uno de los errores que esta cometiendo y bajo mi punto de vista llegara que Dios envie un gran profeta para hacer entender que Dios quiere TAL Y COMO SON a esas personas que podemos considerar inmoral, " la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular" y en otro momento Jesus dice que para juzgar a alguien tengamos en cuenta "misericordia quiero y no sacrificios"

Ciudadano de Sión dijo...

No sé quién eres (firmas como "Anónimo"), así que no puedo saber qué opinas. Pero sí puedo decirte quela Iglesia tiene 20 siglos de historia. Considera que es más fácil que tu opinión acerca de la homosexualidad esté manipulada que la suya, porque ella tiene más experiencia.

La Iglesia no dice que la homosexualidad es pecado de una forma histérica o poco razonada. Lo razonan bien, y su postura es comprensible y aceptable para todo cristiano.

Dices que "se equivoca". Puede... es una institución divina y humana a la vez, y su parte humana se equivoca. Si la Iglesia (o sea, el Papa y el Magisterio) rectifica su postura respecto a esto y argumentan su cambio de idea con una argumentación antropológica y teológica tan buena como la que están usando en estos momentos para rechazar la práctica de la homosexualidad, entonces yo me vería en la encrucijada de elegir entre mi lealtad a la Iglesia y mis convicciones morales, que siempre pueden ser incorrectas. Pero desde luego, a día de hoy un cristiano católico debe defender lo que dice su Iglesia, que por cierto es lo que dice, simplemente, la Biblia.

Y la misericordia yo la aplico a todos los homosexuales, puedes estar seguro. Si estuviera ante un homosexual no sería esto lo que le diría, o al menos no así. Con lo que no pienso aplicar ninguna misericordia es con el pecado. Decir que la homosexualidad es pecado no tiene nada de inmisericorde.

San Blog dijo...

muy bien ciudadano de Sión. Así se habla. Misericordia con el pecador pero no con el pecado.

Anónimo dijo...

No voy a meterme en fregaos. Tolero a los homosexuales como personas e hijos de Dios y que se casen o no no es decisión mía, no me voy a casar con un tío.
Sólo quería matizar que la lengua no tiene el significado etimológico, sino convencional. Y aunque gay significara feliz en su origen, la convención de hablantes le otorga el significado de homosexual.

De todas formas, siempre supe que tú eras gay... jejeje (es broma y espero que no te ofendas)

Ciudadano de Sión dijo...

Yo también "tolero" a los homosexuales, querido anónimo... pero mi tolerancia no me llevará a decir que algo que la Biblia y la Iglesia católica califican de pecaminoso (la tendencia no es pecado "per se", igual que el deseo sexual no lo es) y de intrínsecamente antinatural es natural, bueno y querido por Dios. Mal cristiano sería si actuase así. Yo supedito mi pensamiento a los que son más sabios que yo: Dios y la Santa Madre Iglesia. Y creo que si hago eso durante toda mi vida, Dios me dejará entrar en su Reino cuando termine mi vagar por acá.

Lee "Homosexualidad y esperanza", de Gerard J.M. van den Aardweg. He aquí un link sobre este autor.

http://www.interrogantes.net/Gerard-van-den-Aardweg-Se-puede-curar-la-homosexualidad-Mundo-Cristiano.html

Anónimo dijo...

En ningún momento quería decir que no toleraras a los homosexuales. Ya conozco la postura de la iglesia y la respeto, lo que quería dejar claro es que a mí no me afecta pues no tengo ninguna responsabilidad en ese tema.
Era el tema lingüístico el que quería mostrar, jejeje

Ciudadano de Sión dijo...

SI te fijas, mi artículo es completamente lingüistico. No es un artículo sobre el tema "homosexualidad", sino una pequeña manipulación lingüistica que me hace hablar de la "felicidad".

DTB

Ciudadano de Sión dijo...

No voy a bloguear en un tiempo, pero quiero aclarar una cosa sobre un post del querido lector Anónimo. No lo hago por ofenderte ni nada parecido, querido Anónimo, lo hago por si acaso una persona sin las ideas claras a este respecto lee esta línea de comentarios, para eviatr que caiga en el error liberacionista en el que tú (lamento de veras decirlo) estás.

Anónimo, dices que Dios ama a los homosexuales y das a entender que la Iglesia se equivoca... no sé muy bien a qué te refieres con su "equivocación", pero, desde luego, si crees que la Iglesia no ama a los homosexuales o no les está transmitiendo que Dios les ama TAL Y COMO SON por el hecho de que se niega a legitimar su pecado, te equivocas. Visto así, un padre amoroso sería aquél que dejase a su hijo meter la mano en un enchufe, con tal de verle "feliz" (nótese que tampoco se especifica aquí a qué felicidad nos referimos). La Santa Madre Iglesia tiene también que salvar a sus hijos de morir electrocutados en los enchufes de las teologías heréticas y de los pecados legitimados. Esto tiene mucho que ver con el Amor de Dios: no hacerlo sería no transmitir dicho Amor. Aunque a un hombre le haga "tilín" otro hombre o a una mujer otra mujer, esa relación no puede hacerles felices por una serie de razones teológicas y antropológicas que no detallaré porque sería muy largo, la primera de las cuales es porque Dios no la bendice, y Él sabe por qué. La Iglesia, defensora de la verdad, tiene que proclamar al Dios que es todo Amor así como la forma de disfrutar de ese Amor. Y Él murió en lña cruz para que nuestros pecados ya no nos condenasen, no para que nuestros pecados dejasen, de pronto, de ser pecado y se convirtiesen en algo muy bueno "porque Dios es misericordioso".

Y sobre todo, dices que vendrá un gran profeta a decir que Dios nos ama tal y como somos... eso ya lo dijo Jesucristo, y es una constante en la predicación de TODOS TODITOS los santos del santoral. Pero si a lo que te refieres es a aque vendrá un profeta pro-homosexualidad, debo decir que sería un falso profeta, que diría las mentiras que diría en el nombre de Dios y no tardaría en ser excomulgado. Y ahí se acabría la historia. La pena es que en el camino habría hecho un buen puñado de adeptos para su nueva Iglesia ilegítima, entre los cuales habría gente como tú (genteb que piensa que lo que dice la Iglesia son opiniones que deben ser contrastadas con la propia forma de ver las cosas, en vez de subyugar las propias percepciones a la autoridad de la Iglesia).

De hecho ese gran profeta ya ha venido: existe la "teología gay", pero está rechazada como teología de la Verdad por la Iglesia. Igual que la teología de la Liberación, de corte Marxista se dice católica pero tiene a todos los curas excomulgados.

Dios bendiga a los homosexuales y destruya a la homosexualidad.

DTB.

Ciudadano de Sión dijo...

Jesucristo habría acogido a homosexuales, igual que acogió a prostitutas, a adúlteras y a estafadores. Pero al igual que a ellos, a los homosexuales les habría regalado su amor y les habría dicho "vete y no peques más".

Anónimo dijo...

Bueno, quiero dejar claro que en realidad en estos comentarios hay dos anónimos diferentes, el que más te ha llamado la atención solo puso un comentario y me parece que no ha vuelto más por aquí, jeje.
Yo soy el otro, el que me refería al tema lingüístico. Mis comentarios no eran para decir nada de los gays de si son buenos o malos o si se hurgan la nariz y se comen los mocos, no he entrado, ni quiero entrar, en ese debate.
Bueno, era eso, solo para que quede claro...

Anónimo dijo...

Felicidades Por el Artículo! Pasen y vean "Opus Prima".

Anónimo dijo...

SOCIALISTA DE MIERDA. QUE TE DEN, MARICON

ramon dijo...

hola me llamo ramon se medice monchi...y soy gay y me gustaria conocer personas como yo mi numero es 0961888626