martes, 20 de mayo de 2008

Un gran santo, sin duda

La Iglesia tiene en su historia grandes santos, todos dignos de veneración. Sin embargo, pocos santos ejercen sobre mí una fascinación igual a la de san Josemaría Escrivá, aunque yo no sea del Opus Dei.

Los motivos por los que admiro a este hombre y procuro darlo a conocer entre los cristianos son muchos, p. ej., su increíble capacidad de expresión. Pero uno de los mayores motivos es que ha escrito enseñanzas completamente universales. O sea, cuando yo oigo hablar de lo que dijo o hizo san Francisco de Asís (al que admiro), puedo considerarlo de gran sabiduría y aprender mucho, pero de alguna forma me veo observándole "desde fuera", porque muchas de sus enseñanzas son para un espíritu franciscano. Alguien de fuera puede seguirle, pero adaptando sus enseñanzas a su propia vida. Esto no pasa con san Josemaría, lo que él dice se aplica de forma directa sobre cualquier cristiano: la necesidad de evangelizar a través del trabajo ordinario, la importancia de las prácticas de piedad o de un director espiritual, la coherencia del cristiano, la importancia de la filiación divina, etcétera... son cosas que no son propias de la maravillosa obra que él fundó, sino que deberían ser práctica común entre todo cristiano que sepa lo que significa serlo.

Comprobadlo vosotros mismos: leed "Camino" y "Surco", y veréis que lo que dice ahí no es exclusivo deel Opus Dei, sino una guía para todo cristiano. Dice Opusprima en su blog que este santo no tardará en ser nombrado doctor de la Iglesia. Dios le oiga, porque este hombre es todo un referente para los cristianos que buscan serlo en su día a día. No por nada el siervo de Dios Juan Pablo II dijo de san Josemaría que podía llamársele "el santo de lo ordinario".

4 comentarios:

Elinge dijo...

San José María es un Gran Santo, cierto, su librito Camino, es una joya de la cristiandad.

Sólo la gente elitista y encerrada egoístamente en 'clubes' cree que las obras de los santos son propiedad exclusiva de sus 'hijos espirituales'.

Obras como Historia de un Alma,Camino de Perfección, Práctica del Amor a Jesucristo,Confesiones,Castillo interior, Tratado de la Oración,Glorias de María, Secreto admirable del Santo Rosario,Subida al Monte Carmelo, Amigos de Dios,etc, etc,sumadas a las encíclicas de JPII, Pablo VI,buenos pastos para crecer sano.

De la Obra como de la Compañía y otros miembros de la Iglesia se dice mucho, pero se escucha poco. Sé que Forman buenos soldados en sus colegios y eso hace mucho daño al Adversario,al Mundo y sus secuaces.

Tenemos la obligación de ser Santos.

Santos en el trabajo, en nuestra situación, no 'santos' de grandes y famosas batallas, sino los santos de las peleas diarias de las pequeñas cosas,en nuestra flaqueza cuanto cuesta vencer a menudo esa pequeña piedrica, sólo con la ayuda del Señor la moveremos para seguir caminando.


Cuanta paciencia hay que tener con los miserables aquellos, que sólo leen a un santo y creen tener un tesoro, cuando se pierden la riqueza de los dones del Espíritu Santo obrando en nuestros hermanos.

Me gusta mucho leer sobre la vida, la real, de los santos y ver que en estos barros el Señor hace Maravillas.

Eso anima mucho a caminar y saber que llegaremos, que el Señor está con nosotros y no nos dejará.

Escribes que no eres de la Obra Lukas,pero ¿has estudiado en algún colegio de la Obra?

opusprima dijo...

Me ha gustado mucho tu escrito. Al margen de que muestras un gran amor por san Josemaría, reflejas bien la exhortación que hace a todos a ser santos en la vida ordinaria, pues siempre se pensaba que santos sólo podían ser los religiosos y sacerdotes. Un saludo.

Opusprima

Ciudadano de Sión dijo...

Gracias a Opusprima y Elinge por comentar.

Elinge:

Sí, efectivamente. Soy neocatecumenal, he conocido la gracia carismática y he bebido la formación de la Obra.

Conozco varios santos muy buenos, y no me "encierro" en uno sólo, pero creo que tengo derecho a admirar a san Josemaría, ¿no?

Elinge dijo...

Sí Lukas, ¡sólo faltaba!, y con el derecho, la obligación... el llamado a la santidad para todos existe desde el AT y es posible en el momento en que brota sangre y agua del costado traspasado de nuestro Amor.

Gracias por contestarme Lukas, Bendito sea Dios que nos ha regalado la Fe, sepamos llevarla bien en nuestra vasija... mira que empieza el Año de San Pablo, un santo con carácter.