domingo, 25 de mayo de 2008

Fragmento de una entrevista a Satanás

-Mr. Satán, la sociedad habla mucho menos de ud. hoy en día que, por ejemplo, en la Edad Media. Dígame, ¿se siente molesto por este desprecio?

-Oh, en absoluto, querido amigo. Verás, la sociedad no habla de mí, pero es cada vez más mía. Ahora se habla de libertad en vez de de pecado, de karma y yoga en vez de del Cielo y del Infierno, incluso muchos satánicos no creen realmente en mí... y gracias a ello, todos pecan sin arrepentirse, se apartan de ese monstruoso Dios y se dirigen hacia mí. Aunque todos consideren ridículo pensar que existo, ¿qué más da? Son míos. Yo reiré el último. Yo quedaré saciado.

-Dice ud. que todos lo harán, pero ¿y los cristianos? ¿No teme que desenmascaren su plan?

-Oh, verás, no les tengo miedo porque no pueden combatirme: están muy mal preparados. Te pongo un ejemplo: aparece en la tele un cómico que me pertenece, y hace un chiste antieclesial. Los grandes santos (los que más problemas me dieron) cambiarían el canal y rezarían por el cómico. Los cristianos de hoy ¡le ríen la gracia y siguen viéndole! Lo mismo pasa con la música, y con todos los ámbitos: no son valerosos, no quieren luchar por miedo a la burla. Es decir, si lograsen ver cuántas almas recibo por medio de la música, por medio del cine o el humor... harían cine, música y humor cristiano para contrarrestarme, y acabarían conmigo. Por suerte, pocos se atreven y los que lo hacen consiguen muy poca proyección y así, cada vez menos lo hacen, con la excusa de que "no se publicita, así que no sirve de nada". Ésta excusa vale con todas las formas de evangelización; las he derribado todas.
Vamos, que si se organizasen, mi imperio se acabaría, es verdad, y por eso les tengo vigilados. Pero no hay peligro de que combatan. Yo me he encargado de decirles que es inútil, y los muy bobos me han creído.

4 comentarios:

Ciudadano de Sión dijo...

Dije que no volvería a hablar de este capullo, pero... me han podido mis ganas. Es un breve homenaje a C. S. Lewis, que desarrolla con mucha más arte que yo el tema del diablo desenmascarándose en las "Cartas del diablo a su sobrino" y en "El diablo propone un brindis", ambos libros excelentes.

joseph ratzinger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Elinge dijo...

Hola Lukas:

La Biblia habla de él, Jesús habla de él, debes hablar de él.

Me gustó mucho la 'entrevista', con lo mentiroso que es, debia estar el entrevistador en Gracia de Dios y obligado a confesar verdad, atormentado. ;)

Si te interesa conocer mejor al enemigo, al entrevistado, un Exorcista; José Antonio Fortea C. tiene un libro en castellano 'Summa Daemoniaca' que publica la editorial Palmyra por 22 euricos. Es muy buen libro, Lewis con las cartas es genial, este libro del Padre Fortea, te imaginarás que de esto sabe 'latín', merece ser leído por su excelente calidad.

El exorcista de Roma Gabriele Amorth tiene otro 'Habla un exorcista'.

Dios ama al adversario al que llamas 'capullo', ¡Que grande y maravilloso es nuestro Dios!.

Ciudadano de Sión dijo...

Hola, Elinge. Conocía los libros de Fortea y Amorth. Pero gracias por ponerlos, porque la reseña que has dado es completa (yo no me sabía el nombre completo del padre Fortea, y a Gabriele Amorth le cnocía como "el exorcista de Roma"), y así la gente los puede conseguir.

Tienes razón en lo de que hay que hablar de el diablo. No escribo así por ignorancia, sino para colocarle en su sitio: no es el diablo el que ocupa mi mente, es Dios, sólo Dios (bueno, y la virgen y los santos).

Dios te bendiga. Gracias por comentar.