jueves, 5 de junio de 2008

Sobre búsqueda, amargura y apostolado

En un blog de un anti-católico, encontré una cita que más o menos decía: "Acércate a los que buscan la verdad, aléjate de los que dicen tenerla". Conozco a varias personas con esta actitud, pero se me antoja absurda: la persona que busca la verdad está esperando encontrarla, pues eso significa "buscar". Por tanto, podríamos decir que la persona que busca la verdad está "esperando el momento en el que pueda decir que la ha encontrado". Visto así, ¿no es muy absurda la actitud que refleja la cita? ¿Para qué te acercas a alguien que en el futuro será alguien de quien te tendrás que alejar?

La búsqueda es más imperfecta que el haber ya encontrado, porque el que busca, ¡quiere encontrar! El problema es cuando el que busca la verdad no lo hace correctamente. La gente ha rechazado la verdad de Dios, y busca esa misma verdad en cualquier otra parte. Me recuerdan a los afectados de una enfermedad mental que te impide reconocer a las personas. El afectado mira a su padre y éste le dice "soy papá". Pero el enfermo le contesta que no, que eso es mentira, y le da la espalda para buscar a su "verdadero" padre. Del mismo modo, muchos buscadores de trascendencia rechazan al Dios que se les ofrece con amor infinito y se giran a seguir buscándole. Y claro, no encuentran sino vacío. ¡Qué amargo es eso! ¡Qué amarga esa búsqueda, qué amargo buscar la padre al que has dado la espalda! Les compadezco sinceramente, porque la vida que lleven se les hará insostenible.

¡Gritémosles que el Dios que rechazaron es el verdadero! ¡Librémosles de experimentar el Infierno en la tierra y en la eternidad! Será difícil, habrá que rezar mucho, amar mucho, tener mucha paciencia y cariño... pero vale la pena. ¿O hay algo más grande que salvar a alguien de sí mismo?

22 comentarios:

Opusprima dijo...

De acuerdo con tu exposición Lukas. Sin embargo, pienso que es mejor obrar que gritar a los cuatro vientos.

Ciudadano de Sión dijo...

Pues claro, Opusprima, las palabras sin testimonio de vida se quedan vacías. Pero contemplé eso al escribir que es necesario "amar mucho". Con eso me refiero a la caridad, y la caridad precisa obras. No hablo de subirse a los tejados, no hablo de irse a misionar a lo bestia... hablo de dar testimonio de Dios. Esto incluye el "grito" y la obra.

Anónimo dijo...

Grandísmia reflexión Lukas. Has demostrado con total lucidez lo absurdo de esa frase. No puedo añadir nada porque ya lo has dicho todo. Saludos.

Spektro

Ciudadano de Sión dijo...

Gracias, Spektro, por los ánimos.

Chiwi dijo...

Tremendamente cierto.
Entre otras, si buscaramos algo que no existe o no vamos a encontrar, ¿¿para que buscar??
Se trata de buscar, e ir encontrando. no?

Ciudadano de Sión dijo...

Has reducido a la mínima expresión el problema que plantea la cita con que inicio el comentario. Ése es exactamente el problema.

Se podría decir también como los de cruz y ralla: "Si hay que ir, voy. Pero ir pá ná es tontería." Pues eso: buscar, teniendo a la vez presente que no vas a encontrar, es "ir pá ná": es tontería.

Anónimo dijo...

Lukas, perefiero contestarte aquí a lo que me decías en otro blog. Te contesto aquí porque tu blog es este.. Decías:

“Spektro, deberías mostrar fuentes históticas que demuestren que la pentarquía estaba organizada en 5 poderes de la misma potestad, como aseguras. Yo he leído más versiones, p. ej.: la idea de Iglesia pentárquica ortodoxa empezó en el siglo IX.Antes había 5 Patriarcados, el primero era el de Pedro y tenía autoridad moral sobre el resto. Los otros cuatro se reunían bajo el Patriarc de Constantinopla, y éste fue el primero que empezó a dudar de si debía subordinarse a Pedro. No digo que ésta versión sea cierta, pero tengo tantas pruebas de que lo sea como de que lo es la tuya. Y, por cierto, es a ése gobierno pentárquico al que apelo: igualdad en dignidad entre los 5 patriarcas, y libertad para legislar asuntos que no tengan que ver con los fundamentos de la Fe, en los que SÍ HABRÍA SUBORDINACIÓN, ya que sólo el Papa es infalible”

Lukas, lamento que mis rifirafes con Opusdiaboli, me obliguen a decir cosas, que por respeto a tí y a tu buen hacer, no diría. Así quequiero que sepas que lo que leas en su blog, viene determinado por la falta de paciencia al debatir de Opusdiaboli (amén de su escasa capacidad de defender mínimamente bien los posts que cuelga).

Por tanto, a tu comentario contestaré aquí, si no te sabe mal, en cuanto recopile los datos suficientes que me pides. Saludos cordiales, mis disputas con Opusdiaboli no tienen nada que ver contigo. Un abrazo.

Ciudadano de Sión dijo...

OK, Spektro. Espero los datos. Aunque debo decir que no creo que Opusprima (u Opusdiaboli, ya que estamos pasando de un nombre al otro) defienda mal sus posts. De hecho, creo que dialoga correctamente, con lucidez, inteligencia y respeto.

Una cosa es cierta: el "tono" de su blog y el del mío son distintos, así que te agradezco que los comentarios que culegues aquí no se conviertan en una prolongación de las discusiones mantenidas allá. No porque considere el blog de Opusprima como de menor categoría (nada más lejos), sino porque ciertamente el "carácter" de éste es un pelín distinto. Ni mejor ni peor, sino diferente. Esto otorga diversidad, y ésto es bueno.

(Opusprima, si lees este comentario y el de Spektro, espero que no te sientas ofendido.)

Lukas Romero

Anónimo dijo...

Pues continuaré el hilo en opusprima... Porque el debate está caliente. Tienes razón en que el tono de este blog es diferente, y me gusta, así que pienso respetarlo. Entraré `para comentar otras cosas, menos polémicas.

Saludos. Un abrazo.Bona nit.

Ciudadano de Sión dijo...

Gracias, Spektro. Un saludo.

JOSUE MELENDEZ dijo...

HEY CHICO TE FELICITO. ME SORPRENDE TU INTERES DE LLEVAR AL ANALISIS ESTE TIPO DE TEMAS. SOBRE TODO RECIBIRLAS DE UN JOVEN. PRIMERA VEZ QUE VEO TU BLOGG. ENCONTRE EL ACCESO EN ANECDONET. UNA PREGUNTA DE DONDE ERES.

Ciudadano de Sión dijo...

De Valencia, Josué. Gracias por comentar.

Borja Pascual dijo...

¡Hola Lukas! Cuánto tiempo. No suelo meterme en estos temas, pero debo decirte que creo que tu reflexión es un pez que se muerde la cola:

La Verdad es un status inalcanzable desde el mismo momento en el que depende de la percepción humana (imperfecta y engañosa). Podrías argumentarme que Dios nos inspira, pero ¿cuándo sabes que Dios te inspira y cuándo sabes que es tu propio fervor el que te engaña? No hay manera de demostrar fehacientemente la diferencia.

Entonces estamos de acuerdo en que la percepción humana no puede alcanzar la verdad porque se ve todo a través de un filtro humano ineludible.

Entonces, quien dice que la tiene MIENTE. O eso, o no elabora mucho sus pensamientos.

En tal caso, quien busca la verdad no pretende encontrarla, sino cuestionar todo aquello que no se elabora.

Sin embargo, tú dices que la verdad ya está aquí, y yo te digo que eso es indemostrable y que la fe es un arma de doble filo. Puede arrojar luz, pero es fácil que ciegue.

Es fácil decir que se ostenta la verdad, pero no es fácil demostrarlo.

Quizá tu pensamiento haya tomado un derrotero inexacto porque leer un blog del que sabes que es anti-cristiano ya te predispone a una postura.

De hecho, quien lea esto creerá que soy ateo y que no creo en Dios. No. Soy cristiano y creo en Dios. Me considero, de hecho, un buen cristiano porque no acepto todo aquello que Roma emita sin antes pasarlo por el raciocinio. La Iglesia, queridos amigos, la gobiernan los hombres, no Dios. Y los hombres se equivocan, los hombres tienen intereses. Los hombres son imperfectos.

Buscad a Dios en su mensaje, no en su protocolo y en los dogmas.

Como dice el ángel Metathron en la película Dogma (menos sacrílega de lo que a primera vista parece): "Yo soy la voz de Dios. Todo aquel que decía hablar con Dios, hablaba conmigo. Bueno... igual hablaba solo."

Ciudadano de Sión dijo...

Hola, Borja. Gracias por comentar.

Un par de cosas: desde el mismo momento en que el Verbo se encarna, la realidad de Dios deja de ser inabarcable. Dios se hace cercano al hombre mediante su encarnación, Él está a nuestro lado en la Eucaristía. Está claro que a Dios tal y como es no podemos asimilarle desde nuestra humanidad, pero ni falta que nos hace: ÉL se hace humano y nos indica cómo seguirle, cómo llegar a la Verdad ("YO SOY el Camino, la Verdad y la Vida"). Para qye Dios fuera comprensible tendríamos o nosotros que ser como Él o Él como nosotros; lo primero no se da, pero lo segundo ya se ha dado.

La Iglesia, querido amigo, la manejan hombres, pero también Dios. Estoy seguro que conoces los contenidos de la Constitución dogmática Lumen Gentium sobre la Iglesia, y sabrás que tiene una doble naturaleza misteriosa, y es humana pero divina, pecadora pero con santidad intrínseca.
Buscar a Dios en el mensaje sin seguir el protocolo y los dogmas es un error: el protocolo y los dogmas nos configuran como Pueblo de Dios y Cuerpo Místico de Cristo, y nadie puede seguir a la cabeza de este cuerpo, Jesús, si rechaza unirse al Cuerpo.

No entres en reduccionismos, Borja. La Verdad es abarcable porque Cristo es la Verdad, y a Él le podemos conocer, basta con ir a un sagrario y hablarle. Creer otra cosa es hacerte una religión a la medida, que se podría llamar como tú quieras, pero no cristianismo.

Un abrazo

Lukas Romero

P.D.: Estoy seguro de que tú sabes que podemos comunicarnos con Dios... así que no responderé a la cita de una película "poco" herética (poco herética significa herética, más te valdría no haberla visto).

Borja Pascual dijo...

El problema es que respondes a mis afirmaciones con argumentos que ya he rebatido.
Lo que diga la Constitución dogmática Lumen Gentium no es base para un razonamiento lógico, porque ha sido escrita por humanos.
Por supuesto, no puedes ni debes basarte en la Biblia para argumentar porque es otro libro escrito por humanos. A pesar de que la doctrina cristiana dicta que, en última instancia, ha sido escrito por Dios, no es demostrable.
Como en matemáticas, un predicado universal es rebatible con un contraejemplo:

En el Nuevo Testamento que nos daban en el colegio (¿te acuerdas? ese verde), el Apocalipsis 9:11 decía así: "El rey de los ángeles del abismo,cuyo nombre en hebreo es Abaddon y en griego Apollyon".

Sin embargo, en una antigua Biblia en vulgata latina que tengo en mi casa, no decía lo mismo, había un añadido: "Regem angelum abyssi, cui nomen hebraice Abaddon, graece autem Apollyon, latine habens nomen Exterminans." Es decir, "y su nombre en latín es Exterminans".

Visto que la Biblia, a lo largo de los siglos, no tiene un carácter inalterable, no es riguroso argumentar en base a ella ni en base a lo que en ella se relata o postula, a no ser que esto sea demostrable.

Dios, evidentemente, es la verdad dado que abarca todo lo abarcable. De hecho, es necesaria y demostrable la existencia de Dios. ¿Pero cómo sabemos que es atinada, que realmente sigue a Dios, una doctrina creada hace más de dos mil años, que aún hoy en día es cambiada cada dos por tres? No es difícil desvirtuar un credo, si se tiene poder y pocos escrúpulos. Y no me intentes rebatir eso, porque en la lista de animaladas de la humanidad, las que se han hecho (o se dicen haber hecho) "en nombre de Dios" no ocupan sólo un renglón.

No digo que no haya que hacer caso a la Iglesia. ¡Acabáramos! Si más gente escuchara el mensaje de la Iglesia, mejor nos irían las cosas a todos. Sólo digo que hay que meditar un poco las cosas, no se puede aceptar todo tal como te viene. No existe autoridad humana capaz de dictarte qué debes pensar. Así que cuando a uno le digan qué debe creer, quizá debería plantearse antes qué partes tienen sentido y qué partes no lo tienen.

Hoy en día no es fácil explicarse en estos campos porque no se escucha. Dices que eres cristiano y los que no lo son te someten a un humillante test de perfección que no lo supera ni Ratzinger en persona (en serio, ese hombre será encantador, pero se parece al emperador de Star Wars). Por otro lado, tratas de razonar un poco más allá de la doctrina cristiana y, si encuentras incongruencias (que las hay, nuestra fe no es la más coherente, que digamos), entonces no eres alguien que se preocupa por la fe y por acercarse realmente al mensaje de Dios, sino que eres herético, blasfemo o directamente Satanás habla por tu boca. Y tampoco es eso. Si no, Dios no nos hubiera creado con cerebro.

Y supongo que sí que podemos comunicarnos con Dios, pero estarás de acuerdo conmigo en que, porque alguien diga que lo ha hecho, no significa que lo haya hecho. Los coptos tienen un santo que, tras atarse el pelo y las barbas al techo y estar cuatro días sin dormir, vio a Dios. Toma ya. Yo, tras cuatro días sin dormir, veo a Dios, Alá, Buda, el Tao y a las Spice Girls leyendo un libro. Veo hasta a Wally.

Anda que... como al final quienes tengan razón sean los budistas... parecen los únicos que no la arman.

PD: Quizá deberías ver esa película. No dejes que decidan por tí lo que debes ver o no. Aprende de ello, mientras no te dejes contaminar. Un consejo, venga de quien venga, si es bueno, es bueno.

Ciudadano de Sión dijo...

La Iglesia tiene el depósito de la Fe milenario, Borja. El evangelio (Buena Nueva) dado hace dos mil años es la Verdad, y esa verdad sólo es interpretada congruentemente por la Iglesia, ya que sólo ella tiene el poder de hacerlo, dado por Dios. Ten cuidado de donde te metes, ni aunque fueras el doble de inteligente de lo que eres serías digno de cribar la Fe que te ofrece Roma, serías digno de decidir qué partes de lo que te dicen están bien y cuáles mal. El amor y fidelidad a Roma es una virtud, aunque sea humillante para el que se considera demasiado inteligente.

Yo dejo que me aconsejen sobre qué hacer y no hacer. Amigo, cualquier peli que veas, cualquier acción que emprendas, pregúntate sólo: "Si Cristo estuviera a mi lado, ¿lo aprobaría?" ¡ÉL está a tu lado! ¿Seguro que no habría salido de la habitación al ver lo que decía Dogma? Así razona un cristiano.

Lukas Romero

Ciudadano de Sión dijo...

Por cierto, conozco un santo copto: san Antonio abad. Un gran santo, era de esta iglesia. Dime qué santo fue y si sólo está canonizado por eso. Igual hizo más cosas. Además, no cometas el error de juzgar idiota la vida anacoreta. Es una vida de gran santidad, qué pena que hoy esté menos considerada y extendida.

Borja Pascual dijo...

"La Iglesia tiene el depósito de la Fe milenario, Borja. El evangelio (Buena Nueva) dado hace dos mil años es la Verdad, y esa verdad sólo es interpretada congruentemente por la Iglesia, ya que sólo ella tiene el poder de hacerlo, dado por Dios."

Sin embargo te acabo de argumentar que no es posible fiarse de la Biblia porque su texto puede ser y ha sido alterado. Luego no hay fiabilidad real.

"ni aunque fueras el doble de inteligente de lo que eres serías digno de cribar la Fe que te ofrece Roma, serías digno de decidir qué partes de lo que te dicen están bien y cuáles mal. El amor y fidelidad a Roma es una virtud, aunque sea humillante para el que se considera demasiado inteligente."

¿Entonces no ser fiel a Roma es un defecto? ¿Un monje budista peca de no ser cristiano? Hay muchas religiones, y todas dicen ser la verdadera. Podríamos pensar que lo que destaca a la nuestra es la encarnación de Dios en un hombre. La lástima es que, por contraposición a Cristo, tenemos a Mahoma o a Sidsgartha Gauthama.
No cometas el error de creer que peco de falta de humildad. Es lo que estaba diciendo antes, te recuerdo mi fragmento:
"Por otro lado, tratas de razonar un poco más allá de la doctrina cristiana y, si encuentras incongruencias, entonces no eres alguien que se preocupa por la fe y por acercarse realmente al mensaje de Dios, sino que eres herético, blasfemo o directamente Satanás habla por tu boca."
Símplemente soy analítico.

Por cierto, ¿has visto Dogma? Mírala y me dices. No juzgues por lo que dice una revista cristiana mensual.

Ciudadano de Sión dijo...

Hola, Borja.

La Palabra de Dios es un misterio. Las traducciones son más o menos deficientes, pero Dios sigue comunicándose a través de ellas, porque es misericordioso, y como Dios puede hacerlo. Nosotros, académicamente, deberemos traducir la Biblia los más fielmente posible, pero aunque no lo hagamos, Dios nos sigue enviando su mensaje. ¿Cómo? Es un misterio, pero la debilidad o incongruencia humana no hace a Dios menos poderoso. A pesar de los errores de la Iglesia, Él sigue guiándola.

Del mismo modo que no podemos decir que los no-cristianos no se salvan, no se puede decir que los infieles a Roma no lo hacen. Pero la voluntad de Dios es que todos estemos en su Iglesia. No es lo mismo ser cristiano que cualquier otra cosa. "Hay muchas religiones, y todas dicen tener la verdad". Sí, pero la Verdad es Jesucristo. Si no aceptas ésto, no eres cristiano, eres el seguidor de alguna herejía, propia o ajena.

Trata de razonar en obediencia a Roma. Ten en cuenta que ser católico no es seguir a unos jefes vaticanos, sino amar a una Madre, la Iglesia. No es la relación de jefe-subordinado, sino la de madre-hijo. ¿Quieres ir más allá? Nunca encontrarás la Verdad. ¿Crees que Dios va a recompensar tu rebeldía con una iluminación? Lo único que te puedo decir es: apaga un rato el cerebro y rézale a Dios en la Eucaristía. Porque de eso se trata al final.

Por cierto, no te acusé de falta de humildad, pero el mero hecho de que hayas dicho que no te falta demuestra que no eres humilde: la mayor muestra de orgullo arraigado es creerse suficientemente humilde. Y el orgullo muere treinta minutos después que el cuerpo.

Por último, no pienso ver esa peli: no sé si a Dios le gustaría. Y a mí eso me preocupa. Y, por cierto, yo no sigo ninguna publicación católica mensual. De veras que no lo hago. Rezo a Dios todos los días, eso sí (o al menos lo intento).

Lukas Romero

p.d.: Jesucristo te espera en Roma... no permitas que tu orgullo te lanze a una "auténtica búsqueda de su mensaje", no permitas que tu orgullo te la haga iniciar. Porque te estarías alejando, no acercando. El truco es precisamente la humildad. En Roma te encontrarás con Dios y con la humildad. En tu cabeza sólo encontrarás vanidad y desconcierto.

Ciudadano de Sión dijo...

"p.d.: Jesucristo te espera en Roma... no permitas que tu orgullo te LANZE a una "auténtica búsqueda de su mensaje",(...)"

Coño, perdón, no es "lanze", sino "lance".

Borja Pascual dijo...

Mira, el problema está en que tú expones como verdades universales cosas que están sujetas a la fe. Es decir, algo en lo que tú crees. Para ti puede ser la verdad, pero para otros no y, desde luego, no es La Verdad porque, desengáñate, el intelecto humano no la abarca. La Verdad es Dios, y Dios no está hecho para el entendimiento humano. De esa misma forma, no puedes conocer su voluntad porque trasciende de tu entendimiento.

En esta vida hay extremos: Gente que cree en la superioridad racial y gente que cree en la igualdad de todos los seres humanos, gente que cree en la perfección y gente que cree en la autodestrucción, gente que quemaría iglesias y gente que acata todo aquello que venga de Roma. Eso son extremos. Los extremos NUNCA se acercan a la verdad. Los extremos se eliminan de la estadística.

Equilibrio. Ni hay que rechazar toda idea ni hay que aceptarlas todas. Piensa por ti mismo. Crees que yo me lanzo a una búsqueda épica de La Verdad, pero no es así. Es tan simple como que pienso por mí mismo y evito tener ideas que me vengan prefabricadas. Si la Iglesia dijera, por ejemplo, que coger bolas de 20cm de diámetro es malo (por poner un ejemplo la mar de estúpido), yo primero me preguntaría si realmente es eso malo. No se puede estar de acuerdo en todo con la Iglesia (ni con nadie) por el mero hecho de que lo diga. La fe ciega será fe, pero sigue siendo ciega.

Todo razonamiento está sujeto a error. Todo. Por eso hay que pensarlo. Sé sincero contigo mismo y dime si la Iglesia es infalible, o si realmente no existe la probabilidad de error que te digo en mis razonamientos. Te he dado argumentos lógicos y perfectamente razonados, pero tú respondes con axiomas sin más base que la pescadilla que se muerde la cola: "La Biblia es verdad porque Dios lo dice" ¿Dónde dice que Dios lo dice? "En la Biblia". Cuidado con perder la capacidad de análisis en favor de la fe ciega. Es lo único que intento decir, y tampoco es que sea el súmmum de la arrogancia el razonar un poco si un predicado es correcto o no.

Es una simple cuestión de que es peligroso e imprudente seguir cualquier cosa ciegamente. Ten voluntad, criterio y capacidad de análisis. Y vale, sí, si tú crees que es así no tengo nada en contra, pero no lo expongas como una verdad categórica y universalmente probada, porque sabes que no es así, porque la fe se basa precisamente en sostenerse sin verdades universalmente probadas.

Respecto a lo de la humildad... el problema está en que todo aquel que contradice una idea porque no la ve lógica, ya está siendo orgulloso o rebelde. ¿No es posible, simplemente, otro punto de vista?
Hay una línea fina entre la obediente humildad y el borreguismo. No digo que caigas en ello, pero ten cuidado. Advertencia de amigo tuyo.

Por cierto, basta de enviarme e-mails cristianos. Dios existe y nos quiere. Tomo nota.

Y termino con dos citas de otras dos películas (las cuales recomiendo por lo tronchantes y estupendas que son):

"Tú eres el verdadero mesías, y de eso entiendo porque he seguido a varios" La vida de Brian

"No sé si existe Dios, pero si es así, creo que ha hecho tan mal las cosas que no sé por qué no se une todo el mundo para presentarle una demanda conjunta" Todos dicen I love you (me encanta esta cita porque es tan snob y aguda. Woody Allen, que es muy crack)

Un saludo, tío, ya nos tomaremos un café este verano.

P.D: Habla con los administradores de blogger, porque pasa algo raro con la verificación de palabra de los comentarios.

Ciudadano de Sión dijo...

Borja, esta conversación da para un buen café, y estaré encantado de tomarlo contigo.

Mi Fe no es ciega, pero sé bien dónde habla el Señor. Se puede llamar Fe en el sentido de "creencia en algo que no se ve", pero esto se queda corto. Creo en Jesucristo porque Él se me ha mostrado, Él vino a mi vida y me hizo ver cuánto me quería. Creo en la Biblia como fuente de Revelación porque el Señor me ha hablado a través de ella. Y creo en la Iglesia porque el Señor, tras una temporada de dudas, permitió que se alojase en mi corazón un amor por ella que no tiene base en razonamientos o sugestiones.

Mi madre Roma se equivocará, pero como es la única guiada por el Espíritu Santo, creo que sus errores son los más asumibles: prefiero equivocarme con ella y rectificar con ella que equivocarme yo solo y sumirme en la amargura. Pero para esto hace falta humildad. Yo no diga que la humildad sea no pensar, pero desde luego hay veces que nuestra mente se apagará en favor de nuestro abajamiento. Otras no.

Por cierto, la vida de Brian la he visto. Por raro que parezca, la vi con mi párroco.

Lukas Romero

P.D.: Miraré lo de la palabra de verificación.