miércoles, 18 de junio de 2008

Humor eclesial (II)

Como os dije en un primer artículo de humor eclesial, el humor demuestra o puede demostrar la firmeza de las creencias, siempre y cuando no caiga en la inmisericordia o en la falta de respeto.
He decidido hacer una segunda parte de "Humor eclesial", contándoos una serie de anécdotas sobre errores en la liturgia (todas menos una son de errores en la lectura). No son chistes, pero son muy simpáticas. Por cierto, todas ellas son verídicas. O las he presenciado yo, o me las ha contado alguien que las presenció, o bien me las ha contado alguien a quien se lo contó alguien que las presenció. No hay más eslabones.

-De Juan Antonio Reig, actual obispo de Cartagena, me contaron que una vez hizo una exposición solemne del Santísimo. Supongo que habrá hecho muchas, pero no como ésta que os refiero, porque tras echar el incienso y haber cantado el "Pange lingua", o sea, tras diez o quince minutos de exposición solemne, se dieron cuenta que ¡la Custodia estaba vacía! ¡Estaban adorando a un Santísimo que no estaba!

-Un monje me contó que en un desayuno comentaron que mucha gente suele equivocarse en cierto salmo de la Liturgia de las Horas, y en lugar de leer "tu mujer como parra fecunda", leían "tu mujer como PERRA fecunda". Lo curioso fue que ese día tocó leer ese salmo, y el monje que lo leyó estaba tan sugestionado de decir "parra"... que acabó leyendo "perra" él también.

-Yo mismo presencié cómo el hermano ecónomo de los Guadalupanos, rezando la Liturgia, en vez de leer "Líbranos, señor, de las afrentas (...)", leyó "Líbranos, Señor de las OFERTAS". Hubo mucho cachondeo por ser él el administrador del dinero de la comunidad.

-Mi madre aún se ríe cuando cuenta que, en una Misa, salió a leer una mujer italiana que llevaba muy poco tiempo en España. Por algún motivo, se equivocó y en lugar de leer "Seréis mis testigos en Judea, Samaria (...)", leyó "Seréis mis TESTÍCULOS en Judea, Samaria y hasta el fin del mundo". Al terminar, dijo "Palabra de Dios", y el cura que presidía le replicó, escandalizado: "¡Eso sí que no!"

-Otro monje me dijo que asistió a una Misa en la que salió a leer una monja que no leía muy bien que digamos. Le tocó leer lo de "Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe", y la monja leyó el "si" condicional como un "sí" afirmativo, poniéndole mucho énfasis. La sorprendida asamblea tuvo que escuchar de sus labios: "Sí, Cristo no ha resucitado; vana es nuestra Fe".

14 comentarios:

opusprima dijo...

La primera donde se expone al Santísimo estando la custodia vacía es muy grande, pero la última jaja, intendo imaginarme cómo se quedó la feligresía al oír tanta rotundidad por parte de una religiosa. Muy buenos todos Lukas.

Elinge dijo...

Hola Lukas:

...¡Que difícil es contener la risa en la iglesia cuando esto sucede!, sé que al Señor, estos tropiezos no le disgustan y que una risa espontánea la comparte,señal de que estamos despiertos, atentos, si hago esfuerzos por reprimir la risa en la más severa y heróica de las batallas internas contra la carne pura y dura, en mi natural espontáneo, muchas veces es por no escandalizar o molestar a los demás que desconocen o se irritan con la naturalidad, lo espontáneo y diversa que es la liturgia en muchos paises en los que hasta se danza y aplaude un sermón...
sí,a veces se dicen auténticas herejías o blasfemias en estos tropiezos, y en muchos casos muchos miran el humo del enemigo,no por tropezar sino sobre todo cuando no respondemos con naturalidad y corregimos el tropiezo, es aquí donde la intervención del cura tras la italiana, me parece muy acertado y acorde con el Espíritu.

Fiorella dijo...

Hola, Lukas!
Me alegro de encontrate y leerte.
Seguiré visitando tu cuidad.xD,me has hecho reir con esta última entrada!
Bss y que Dios te bendiga ;)

Fiorella dijo...

Por cierto, es un placer encontrar un blog con esta ortografía y éste nivel de expresión lingüística; aunque la foto de arriba me duele, no necesito ver a mi Rey sufriendo para recordar cada día, que dio su vida por mí, sólo por amor.
bss!

Ciudadano de Sión dijo...

Gracias, Opusprima y Elinge, por comentar. Muy buena reflexión, Elinge, nunca está de más recordar que el recogimiento y respeto no se deben perder ni en los momentos más absurdos. Aún así, creo que una sonrisa (o una sana carcajada) ante estas situaciones no se puede considerar falta de respeto.
Fío, me alegro de leerte. Espero que te sigas pasando por aquí.
Lukas Romero

Ciudadano de Sión dijo...

Fío, la foto recuerda lo que Cristo hizo por nosotros. Si te ha conmovido si no has podido mirarla sin sentir algo... bueno, no quiero ser cruel o insensible, pero que sepas que para éso la he puesto.

No tienes necesidad... es verdad, pero nunca está de más recordarlo.

Un saludo, DTB.

Lukas Romero

Fiorella dijo...

^^ lo recuerdo cada día, a cada momento, en cada decisión que tomo y cada paso que sigo, y me conmueve cada día sentir ese amor tan grande, recordar ese sacrifico; sin embargo, es tan majestuoso, y ha vencido al mundo de tal manera (como dice su palabra) que prefiero recordarle en toda su grandeza y esplendor; sin olvidar nunca su sacrifico, claro está ;)
DTB

Ciudadano de Sión dijo...

La gloria de Cristo es maravillosa, pero su sacrificio... para eso no hay palabras.
Pero igual añado una imagen de "Christus Rex", si me da por ahí.

Lukas Romero

Anónimo dijo...

jajajajja

Muy bueno, Lukas!

Yo protagonicé una anécdota muy sonada...

Las primeras veces que fui a una parroquia ortodoxa iba muy desorientado. Tanto, que un día llegué y el ritual litúrgico, por ser un día especial, era diferente. Siempre había visto liturgias en la que la gente estaba de pie. Incluso les había pillado el tranquillo.

Pero ese día no era así la liturgia, y se iban echando al suelo de rodillas en fila india. La gente, arrodillada hacía una señal de la cruz, se levantaba y seguía.

Yo me intenté fijar para no meter la pata. Cuando me tocó a mí, vi que la mujer que iba antes que yo ya sea había hecho la cruz, y me arrodillé detrás de ella, pero ¡como gafe que soy! la mujer en lugar de hacerse una cruz y levantarse e irse, se quiso persignar 3 veces. Yo ya estaba en el suelo, de rodillas, y el culo de ella (la mujer no se levantaba ni en broma) quedaba a la altura de mis genitales.

Ella de rodillas, se iba agachando y besaba el suelo apasionadamente. Yo detrás de ella, pétreo, mirando al cielo, vi que los sacerdotes miraban para otro lado haciéndose los suecos. La mujer, bastante gruesa y anciana, levantaba el torso y se agachaba en el suelo una y otra vez, como si la cabalgaran, y yo a 1 cm de su culo quería simplemente morirme.

Con las subidas y bajadas apasionadas de la señora, la escena fue atroz.

Ciudadano de Sión dijo...

Jajaja, debió de ser brutal, Spektro.

Gracias por comentar.

Angie dijo...

Jajajaja, quien tiene boca se equivoca. Y Dios tiene un humor tan fino ... imagínate que cuando se anunciaba la venida del Mesías, era lógico que las mujeres hebreas quisiesen llevar al hijo de Dios en el vientre y justo justo fue engendrado en el vientre de una Virgen ... para que veas el fino humor de Dios.
Muy interesante blog, muy valiente.
Saludos.

Semi dijo...

Jajajaj, en cuanto a lo de leer mal, los niños son los mejores.
He escuchado unas cien veces diferentes pedir en la peticiones por la "vacaciones" religiosas.

Mari Carmen & Julio dijo...

Muy bueno Lukas, la verdad es que si, de vez en cuando hay que reírse, ademas el Señor nos quiere alegres.
Oye yo creo que a los de la 2ª y 3ª anécdota les traiciono el subconsciente.
Saludos.

Ciudadano de Sión dijo...

O s doy las gracias a Semi, a maricarmen y julio y a angie por comentar, cada uno aportando lo suyo.

Lukas Romero